septiembre 27, 2021

PiedrasB2B

español: Obtenga todas las últimas noticias, fotos, videos y reportajes especiales sobre español

Estudio | Existe el riesgo de reinfección dos veces cuando no está vacunado.

(Washington) Las personas que no han sido vacunadas tienen el doble de probabilidades de volver a infectarse con el virus Govt-19 que las que no han sido vacunadas por completo, según un estudio publicado por funcionarios de salud de EE. UU. El viernes.


Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la principal agencia federal de salud pública en los Estados Unidos, los hallazgos del estudio confirman que “cualquier persona calificada puede vacunarse contra el COVID-19, independientemente de su infección previa. Con SARS-CoV-2, “causando el virus COVID-19.

Algunos políticos estadounidenses, incluido el senador republicano Rand Paul, han dicho que no quieren vacunarse después de haber sido infectados con el nuevo virus corona.

El estudio de los CDC, basado en 246 adultos en Kentucky, encontró que el virus se volvió a infectar después de infectarse por primera vez en 2020 entre mayo y junio de este año.

Cuando evaluaron el sexo, la edad y la positividad, se compararon con 492 individuos de “casos y controles”.

Según el estudio, las personas que no han sido vacunadas por completo tienen 2,34 veces más probabilidades de volver a infectarse que las personas que han sido vacunadas por completo contra Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson.

Los investigadores todavía están luchando por comprender la duración exacta de la inmunidad adquirida después de la infección, y el estudio sugiere que esto puede verse alterado por la aparición de nuevas variantes.

Los estudios de laboratorio muestran que las muestras de sangre tomadas de personas infectadas con la cepa original del virus de Wuhan tienen una inmunidad debilitada al tipo beta, que se identificó por primera vez en Sudáfrica.

READ  Función de bloqueo | Facebook insta a Afganistán a proteger sus cuentas de los talibanes

Sin embargo, una de las limitaciones de este estudio fue que se realizó antes de la aparición de la variante delta, que ahora es la cepa dominante del virus en Estados Unidos.